Top 10

Ry Cooder
Saban Bajramovic
Tonino Carotone
Oscar Alemán
Taraf de Haidouks
Gogol Bordello
AlgeRap
Laibach
Goran Bregovic
1, 2, 3 Soleils
 

 

Emir Kusturica

Balcanes for export

Por Mariano García
mariano@octubre.org.ar

Emir Kusturica

Con su nueva visita a Buenos Aires, el director de cine y músico Emir Kusturica renovó la convocatoria que mantiene con su No Smoking Orchestra, que continúa despertando el interés de un público porteño adepto a la diversión y excentricidad proveniente de los Balcanes.

Pero, a ocho años de la edición internacional del aclamado disco Unza Unza Time (2000), la propuesta parece estar llegando a un punto de estancamiento. Un disco nuevo que no aporta nada a lo ya conocido (hasta el titulo, "Time of the Gypsies" es reiterativo respecto a sus films), y un show en vivo idéntico al que se ve hace años alrededor del mundo, parecen ser los indicadores de este agotamiento.

Casi una década después de la explosión generada por su debut musical a nivel mundial, la visión romántica de Kusturica sobre los fragmentos de la ex Yugoslavia no alcanza hoy para ofrecer un panorama más amplio e integrador de una de las regiones del mundo con mayor convivencia de de etnias, religiones y culturas en un espacio geográfico reducido.

Hacia fines de los ‘90, Kusturica le presentó al mundo una versión pintoresca y exótica de una sociedad gitana desconocida para Occidente, y se convirtió en un referente cultural del desmoronamiento de lo que fue la Yugoslavia socialista del Mariscal Tito.

Ante la complejidad de un mosaico que estalló en pedazos para dispersar por la región serbios ortodoxos, bosnios musulmanes, croatas católicos, albaneses, macedonios, eslovenos y montenegrinos; la No Smoking Orchestra sintetizó aquella multiplicidad en una sola propuesta que simplifica los términos y los hace comprensibles para una Europa (y por extensión, Latinoamérica) a la que le cuesta entender lo acontecido al Este del Mar Adriático en las últimas décadas.

La propuesta de Kusturica y su NSO se basa en una licencia y una sinécdoque. Licencia de hacer música “gitana” siendo serbo-bosnios ortodoxos, ofreciendo además una versión de los Balcanes que se reduce a una visión acotada del mundo gitano. Muchas veces, tomando prestadas las composiciones anónimas del folklore gitano para aggiornarlas al gusto del rock internacional aires de “world music”.

Tal vez sea tiempo de atesorar aquellos dos grandes discos como fueron Unza Unza Time y Life is a Miracle, quedarnos con el recuerdo de sus mejores shows en Argentina (registrado en el DVD Life is a Miracle in Buenos Aires), y cerrar un capítulo que lo tuvo como pionero de la difusión de los Balcanes en el mundo (junto a su compinche y luego enemigo Goran Bregovic, otro de los grandes adalides de cultura gitana for export tomada de prestado).

Nunca es tarde para ir por los márgenes, buscar la originalidad en los recovecos que deja la industria cultural, y familiarizarse con música verdaderamente romaní (no gitana) como las cantantes rumanas Romica Puceanu (prócer de la canción de su país), Gabi Lunca, Lida Goulesco, sus compatriotas Taraf de Haïdouks, Taraf Mociu, o los húngaros Ando Drom. Y también ir en busca de otras expresiones de la música de los Balcanes menos artificiales como la macedonia Esma Redžepova, la fanfarria de la Kocani Orkestar, el serbio Bakija Bakic, el jazz de la flautista y cantante croata Tamara Obrovac; o llegar al medio oriente de la mano de los turcos Mustafa Kandirali, Laço Tayfa, el Istanbul Oriental Ensemble; y aún más lejos con el cuarteto de cuerdas ruso Loyko.

En su momento, familiarizarse con los contagiosos ritmos y fusiones de la No Smoking Orchestra de Kusturica fue un descubrimiento prometedor. Pero en tiempos en que la música se intercambia en soporte digital y cualquiera puede conseguir desde su escritorio discos inéditos de donde sea; con los países balcánicos abriendo sus puertas al turismo una vez finalizadas las guerras, y con las distancias mundiales cada vez más reducidas, ya es hora de dar un paso adelante, abandonar ciertas miradas exotistas y disfrutar de lo original en vez de bailar al ritmo de simuladores.

16/10/2008

Atajos:

Más sobre Emir Kusturica"

www.fronteramusical.com.ar

 

 

 

 

Hoja de ruta

Países: Bosnia, Serbia • Género: Rock

Regiones: Balcanes, Europa