Top 10

Tonino Carotone
Ry Cooder
Hiromi
Taraf de Haidouks
Fela Kuti
1, 2, 3 Soleils
Oscar Alemán
Gogol Bordello
Victor Tsoi
Saban Bajramovic

Dhafer Youssef: Sufí electroacústico

Por Mariano García
@solesdigital

La fusión de música electrónica con ritmos tradicionales y sonidos folklóricos es un hecho en todos los rincones del mundo; desde Asia hasta Latinoamérica, los Balcanes, Medio Oriente o Europa del Este. Sin embargo, la mayoría de las veces todo se reduce a una fórmula única: hacer correr melodías e instrumentos “étnicos” sobre beats pre programados de cuestionable valor artístico. Lejos de caer en este reduccionismo, aparece Dhafer Youssef, quien ha llevado a la música árabe y norafricana por el sendero electrónico manteniendo la espiritualidad y profundidad que caracteriza a la música islámica.

Nacido en Túnez en 1967, desde 1990 se radicó en Europa, donde comenzó a involucrarse en los movimientos de avant garde y world music; a los cuales les sumó el sonido de su oud (un laúd de Medio Oriente) y su formación tradicional en música sufí y el canto islámico aprendido desde chico.

Para no caer en la trampa de los clichés de la electrónica, se vale en este disco de un plantel de lujo, con destacadas figuras del jazz europeo y monstruos de la electrónica y el rock norteamericano que le dan al proyecto una dimensión global e incontables niveles de profundidad.

Grabado en Nueva York, se destaca aquí el enorme aporte Doug Wimbish y Will Calhoun, base rítmica de Living Colour y de proyectos de vanguardia electroacústica como Headfake. Tanto Wimbish al bajo como Calhoun desde la batería aportan toda la sabiduría adquirida en una dilatada trayectoria que desde hace varias décadas se ha caracterizado por un uso inteligente de la tecnología en la música. Lejos de empantanarse en recursos discotequeros, la dupla Calhoun-Wimbish le pone sonido y cuerpo posmoderno al misticismo sufí de Youssef, a través del uso expresivo de pedaleras, efectos y ambientaciones que potencian la atmósfera espiritual por la que nos lleva el disco.

Completan la alineación una selección de lo más destacado del jazz europeo: los alemanes Markus Stockhausen (trompetista de sólida formación clásica) y Dieter Ilg (contrabajo); el guitarrista austriaco Wolfgang Muthspiel, el sudafricano de origen indio Deepak Ram (bansuri, flauta clásica hindú) y el ya legendario percusionista francés Mino Cinelu (conocido por sus trabajos junto a Miles Davis Weather Report).

El álbum abre mostrándolos en un ajustadísimo ensamble jazzero en “Mandakini”, donde Youssef desde su laúd y Cinelu en la percusión marcan el comienzo de lo que crece y se desarrolla como una gran improvisación a la que se suman en el liderazgo de Ram en flauta y Muthspiel en guitarra.

Con “Yabay”, el tunecino explota al máximo su expresividad como solista, la melancolía de su cantar y su oud, y las conmovedoras alturas a las que llega con sus notas altas.

A continuación, la armada electrónica hace su ingreso en “Electric Sufi”, con el drum’n bass de Calhoun y Wimbish sosteniendo a Ram y Youssef. Es notable aquí la apertura y sensibilidad de ambos norteamericanos para incorporar ritmos y melodías de África y Oriente en su combo electrónico. Algo que se repite en “Man of wool”, donde el toque de Wimbish para lograr climas a través de efectos y pedales con su bajo acompaña una atmósfera surreal creada por la batería electrónica de Calhoun, sobre la cual se monta el cantante para lograr una de las piezas con más mística y misterio de todo el CD.

En pasajes solistas como “Oil on Water” y “La nuit sacre” Youssef ofrece con su oud el descanso a la tensión que se genera en aquellas complejas combinaciones de electrónica y música étnica. Del mismo modo, la balada “La prière de l' absent” se sustenta en la trompeta de Stockhausen y el resto del combo de jazz europeo que lo secunda, para ofrecer un poco de necesaria paz y armonía.

En el mismo camino discurre “Nouba”, donde las capacidades vocales e instrumentales de Youssef surgen en todo su esplendor para lograr uno de los puntos más ajustados de mestizaje sonoro de toda la placa junto a la excepcional “Suraj”.

Como si faltara algo más, el tunecino sorprende con una genial interpretación de flamenco magrebí en “Farha”, secundado por una impecable performance solista en percusión de Cinelu, y su continuación en “Nafha”.

“Al-Hallaj” (homenaje mártir místico del Islam del siglo X) constituye la  referencia más fuerte a la religiosidad que inspira la música de Youssef; y “Langue muette” cierra con solemnidad un trabajo ecuménico que emociona por la pluralidad y calidad con la que conviven tradiciones culturales islámicas, africanas, europeas y americanas.

30/5/2010

www.fronteramusical.com.ar

 

 

 

 

Hoja de ruta

País: Túnez • Región: África del Norte

Géneros: Jazz, Árabe, Electrónica